La historia de Louie, el perro pastor perdido de Nueva Zelanda que regresó convertido en héroe

historia perro pastor louieHoy queremos compartir con todos vosotros una de esas historias de perros realmente bonitas y emotivas y que dejan un mensaje de esperanza a todos los que habéis perdido a algún peludo y seguís buscándolo, quizá si no ha vuelto, es porque se ha convertido en un héroe, como Louie, un perro pastor perdido en Nueva Zelanda que regresó con una misteriosa nota atada al collar y que narraba la asombrosa historia que os contamos a continuación.

Según informa el medio Thedodo.com, siempre hemos sabido que los perros pastores son especialmente inteligentes, pero este caso os va a encantar…

Era un día normal en una familia neozelandesa que vivia en el campo, tienen un perro llamado Louie, que pastoreaba a sus ovejas a diario, se trata de un perro ya mayor, de 12 años que ha perdido buena parte de su agilidad y reflejos, pero no de su inteligencia y tampoco, de su gran corazón. Es un perro al que le gusta andar libre por la finca de la familia, pero una tarde, tal y como relata Marolyn Diver la hija de los dueños de esta entrañable mascota, el perro no regresaba, pasaban las horas y no había rastro de el, un comportamiento realmente extraño y que nunca había ocurrido antes.

La familia, realmente preocupada, había empezado a pensar que debido a su edad algo le había ocurrido, sin embargo, muchas horas después, Louie regreso con una nota que decía…

“Louie es el héroe del día, este perro me condujo a Maddy que estaba en serios apuros atrapado bajo de una pila de ramas. Saludos, Rob “

Rob es un vecino de una finca cercana, y Maddy, su fiel perrita, esta había tenido un accidente y había quedado atrapada, según narró, Louie (amigo de la perra) llegó a su casa e insistía continuamente a Rob cómo tratando de hacer que le siguiera, con insistencia el perro logró hacerse entender y condujo a Rob al lugar dónde Maddy estaba atrapada bajo una pila de ramas, dónde logró rescatarla con vida. Según narra el protagonista, nuestro héroe peludo le ayudó a retirar las ramas con la boca y cavando con las patas para rescatar a su amiguita.

Sin duda, otro de esos relatos que nos enternecen y hacen aún más incomprensible el maltrato que a veces sufren nuestros amigos ¿verdad?